Sé lo que hicieron el verano pasado.

El verano pasado tuve la enorme suerte de empezar el año en familia. Con una camarita hogareña a mano y unos primos (también hogareños, supongo) muy bien dispuestos, capaces de soportar que alguien les diga "acción" para avisarles que está grabando, capaces de actuar, de moverse de acá para allá una y otra vez a pedido porque me moví mal, se me fue el foco, no se ve un carajo, capaces de sugerir ideas, y hasta de ir a ubicarse abajo del árbol ese casi a oscuras en medio de la noche aunque les dé miedo... sumando después un poquito de edición y buena música, pueden pasar cosas como ésta...



Publicadas portinch a la/s 11:49 p. m. 0 comentarios  

Intervalo

Se detuvo el tiempo en espera. La música se deshizo en un murmullo colectivo, en gotas de lluvia, en notas impacientes.

Callaste, justo después de la última palabra, como siempre.

Pero el silencio fue otro, como una niebla acechando en un rincón, bajo las mesas, sin calma.
Todavía aguardo tu voz, la canción nueva que desarme la espera, que arranque un paso de baile más a este cuerpo enterrado.

Publicadas portinch a la/s 11:43 p. m. 0 comentarios  

orillas.

de chico, no tanto pero sí bastante, me paraba en el muelle de miramar y en medio del frío me quedaba mirando hacia el horizonte. siempre me encantó, más allá de los faroles sucios que apenas iluminaban el lugar, cómo a lo lejos el cielo y el mar llegaba un punto en que se confundían, se hacían uno. como si todo hacia adelante fuera oscuridad, y punto. u oscuridad, y el infinito ahí seguido. da igual. como si cielo y mar fueran una enorme pregunta. la primera; la última.

curiosamente, de día la historia era otra. mirando el mar desde una escollera cualquiera, echado sintiendo las olas alrededor, la sensación era la opuesta: pensaba que el mar tiene todas las respuestas. ahí escondidas, guardadas entre espuma, sal, arena, y barcos también. ahí nomás, como amagando a contarlo todo.

pero el mar tiene eso (¡además de que sí, siempre sigue!), que me tiro de cabeza, me empapo, lo recorro, le espero las olas, lo buceo, pero siempre está un poco más allá y nunca lo alcanzo del todo.





Publicadas portinch a la/s 11:33 p. m. 1 comentarios