Brevísimos y sin corregir

trago

No necesitás, no arranques esa rama, no subas a ese árbol, no sueñes la respuesta; todo lo que hay cabe en esta copa, todo lo que queda va a tocar tus labios, va a jugar en tu lengua, va a probar tu saliva, y va a perderse en tu cuerpo, como el olvido más pequeño entre tus cejas.


escape

buscando bajo la cama, en el ropero; la niña saltaba de silla en silla; sobre la lámpara, en el último cajón, dentro del saco, en la cerradura del baño, en la caja de música sobre la mesa de luz; hasta que entiende, que esto es la soledad, que se han ido las voces, que todo el mundo se ha escapado.

Publicadas portinch a la/s 11:38 p. m. 0 comentarios